• Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • RSS Feed

Los Documentales Musicales

No hay comentarios:
 

El nuevo ritmo de los documentales musicales



  • Dos premios Oscar en dos años consecutivos (2013 y 2014) a dos documentales musicales han dado visibilidad a un género casi olvidado.
  • En España, la cinta 'Paco de Lucía: La búsqueda' optará a un Goya.
  • El festival Beefeater In-Edit, especializado en cine documental con temática musical, da fe del buen momento que atraviesan estas producciones.


El documental llega al backstage, más cerca del artista que cualquier otro documento

Kurt Cobain exhibe una belleza metafísica —mancillada por una pelambrera violácea— en una de las fotos que protagonizan el programa del Festival Sundance. A partir de este sábado, día 24, el documental 'Montage of heck' sobre la vida del fallecido líder de Nirvana recorrerá las salas de Park City (EE UU). Un año antes, en el mismo escenario, el alma torturada y adusta de Nick Cave era diseccionada a lo largo de 97 minutos en '20.000 days on earth', un viaje a la oscuridad del artista que se saldó con dos premios Sundance (uno de ellos, a la mejor dirección).

No son los únicos galardones que han llevado en el último lustro al cine documental musical a los titulares. En España, 'Paco de Lucía: La búsqueda' optará a un Goya y en 2014, '20 feet from stardom', una cinta sobre cantantes de talento que se habían quedado A 20 pasos del estrellato, se alzaba con un Oscar. En 2013, la fragilidad doliente de la canción "Sugar Men" crecía y se hacía puntiaguda a través de la producción 'Searching for sugar man', que relataba la vida de su autor, Sixto Rodríguez, un albañil enjuto y profundo que vivía ajeno a su fama. La poesía de aquella historia obtuvo un Oscar en 2013. Y, según algunos, contribuyó a que la industria reparara al fin en un subgénero que, durante décadas, había condenado al olvido.

"En los últimos años el documental musical ha ganado visibilidad. Además, se ha dignificado", observa Cristian Pascual, director del festival especializado en el género Beefeater-In-Edit, el cual, desde que nació hace doce años en Barcelona, se ha extendido a Madrid, Bilbao, Pamplona, Sao Paulo, Santiago de Chile o Atenas.

En su última edición española, Beefeater In-Edit reunió a más de 33.000 personas en torno a proyecciones como la premiada 'American Interior' (el viaje a ritmo de pop por la América profunda que emprende Gruff Rhys, componente del grupo Super Furry Animals, para buscar las huellas de un ancestro) o la también favorita 'Un lloc on caure mort', que acompaña al cantante del grupo punk catalán Autodestrucció por una dicotomía entre música y familia, farlopa y gintonics, tradiciones y revolución.

"Se trata de piezas pequeñas y maravillosas que no siempre necesitan de un nombre propio llamativo para brillar. Aquí importa el guion, la mirada y una intención cinematográfica", explica Cristian Pascual, que distingue entre aquellos proyectos que buscan únicamente la promoción del artista —una práctica muy frecuente en la actualidad— y aquellos que ofrecen una buena historia musical. Y que, incluso, se permiten jugar con la ficción: "No basta con seguir a un artista cámara en mano. La realidad puede ser ficcionada si está justificado. El documental ha evolucionado y los límites que separan la imaginación de la documentación son cada vez más difusos", explica el experto.

Pascual también aventura las razones por las que los espectadores parecen sentir cada vez más interés por el género: "Internet ha cambiado los hábitos de consumo musicales. Ya no se escucha sólo una canción, sino que uno quiere saber quién es ese artista (es muy fácil documentarse en la Red), seguirle en las redes sociales. El documental funciona muy bien como complemento y llega al backstage y a la intimidad del artista, donde normalmente no llegan otros documentos", concluye.

Un regalo para el fenómeno fan


Las ventajas del documental musical no han pasado por alto a los departamentos de marketing de los artistas más populares y relacionados con el fenómeno fan. Para ello, utilizan versiones sencillas como herramienta promocional. One Direction lanzó en 2014 película ('Where We Are: The Concert Film') y documental sobre sus conciertos. Ya en 2011 Justin Bieber protagonizó 'Never say never', una pieza que seguía al cantante canadiense por su tour mundial "My World Tour".

Cinco documentales musicales que no hay que perderse


Pese a la buena etapa que atraviesa actualmente el documental musical, son muchos los expertos que miran al pasado para escoger sus favoritos, entre ellos los miembros de la organización del Beefeter Edit-In Festival, que señalan a 'Don't look back', la película con la que D. A. Pennebaker documentó en 1965 la gira británica de Bob Dylan, como uno de los mejores documentales musicales de la historia. En la lista también figuran otras cintas como 'Let's get lost', de Bruce Weber (1988), que recorre diferentes episodios de la turbulenta vida de Chet Baker o The Devil and Daniel Johnston, que en 2005 daba conocer al mundo entero a este artista de culto complejo y peculiar, a medio camino entre el arte y la locura. 'Gimme shelter' (1970), sobre los Rolling Stones, y 'Stop making sense' (1984), con Talking Heads, cierran el Top 5.
Fuente: 20 Minutos


Bob Dylan

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Noticias Recientes Noticias Antiguas Página Prinicpal
 

Copyright © Long Play 80. Todos Los Derechos Reservados.