• Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • RSS Feed

¿Qué fue de... Whoopi Goldberg?

No hay comentarios:
 

¿Qué fue de Whoopi Goldberg?


Es difícil que tu nombre sea “cojín de pedorretas” y pasar por la vida como uno más.

Whoopi Goldberg desde luego se hizo notar: fue primera mujer negra en ganar un Oscar como Mejor actriz de reparto desde 1939, cuando Hattie McDaniel lo obtuvo por su papel de Mammy en 'Lo que el viento se llevó'. Y ha sido una de las siete únicas actrices afroamericanas en conseguir la dorada estatuilla (el dato nos deja perplejos).

Whoopi ha roto moldes allá por donde ha ido. Ha sido la única mujer negra en ganar los cuatro grandes premios de la actuación: Emmy, Tony, Oscar y Grammy. Un hito que solo han conseguido tres mujeres más y un total de 10 personas en toda la historia de estos premios.

Claro que esto fue después de que la actriz hubiera trabajado como cajera de banco, telefonista en una línea caliente, albañil y maquilladora en un depósito de cadáveres. Si hubiera sabido que le aguardaba un futuro tan brillante tal vez hubiera elegido otro nombre artístico un poco más serio. Porque obviamente no nació con semejante apelativo: se lo puso ella misma en sus inicios como comediante.

Caryn Elaine Johnson, su verdadero nombre, le resultaba un tanto soso para una personalidad tan arrolladora como la suya.

Necesitaba algo con gancho, desternillante, así que encontró su inspiración en este particular artículo: el ‘whoopee cushion.

“Si tienes gases tienes que soltarlos, así que la gente solía decirme: ‘Eres como un cojín de pedorretas’. De ahí tomé mi nombre, confesó en una entrevista.

El apellido judío Goldberg es real. “Mi madre no me llamó Whoopi pero Goldberg es parte de mi familia, de mi herencia, como ser negra”, afirmó en una ocasión en la que reveló sus orígenes judíos. Hay quien cuenta incluso que su madre pensaba que su apellido original “no era lo bastante judío” para que su hija se convirtiera en una estrella.

Y no sólo se ha dedicado a la actuación y el mundo del espectáculo: tras reconocer sus problemas con las drogas, en 2016 fundó Whoopi & Maya, una empresa de productos medicinales fabricados con marihuana para combatir los dolores menstruales.

Goldberg dice que se lanzó a este negocio por “una vida de períodos difíciles y el hecho de que el cannabis fue, literalmente, la única cosa que me alivió.

Su vida sentimental también ha estado lejos de ser ordinaria.

Se ha casado en tres ocasiones: la primera, con solo 18 años. Entonces acababa de dejar los estudios a causa de su dislexia y de una severa adicción a la heroína, y se enamoró del terapeuta que la rescató: Alvin Martin.

Tuvo a su primera y única hija, Alexandrea Martin, el mismo año en el que contrajo matrimonio con su primer marido, Alvin Martin; una relación que duró de 1973 a 1979.

Su hija Alex ya le ha dado tres nietos y una bisnieta, que nació cuando Whoopi tenía 58 años, de modo que tiene todas las papeletas para ser tatarabuela.

Whoopi Goldberg con su hija y sus nietos en los premios Kids Choice Awards (2006)
Whoopi Goldberg con su hija y sus nietos en los premios Kids Choice Awards (2006)

En 1986 se casó con el director David Claessen y se divorciaron dos años más tarde. Su tercer marido fue el sindicalista Lyle Trachtenberg, del que se divorció en 1995.

Además ha tenido sonadas relaciones: con el conocido autor de cómics Alan Moore y los actores Frank Langella, Timothy Dalton y Ted Danson.

Durante su noviazgo con el famoso protagonista de la serie 'Cheers' se montó una polémica monumental en 1993 cuando, en un evento celebrado ante varias importantes personalidades afroamericanas, Ted Danson salió al escenario con el rostro pintado de negro y pronunció un monólogo con chistes racistas.

Whoopi se apresuró a decir que la idea había sido suya. Fue una de las primeras y muchas polémicas que protagonizaría la actriz.

Uno de sus últimos novios conocidos fue un tal Michael Visbal.

Whoopi Goldberg y Michael Visbal comiendo en un restaurante de Malibú (2001)
Whoopi Goldberg y Michael Visbal comiendo en un restaurante de Malibú (2001)

Whoopi asegura que no planea casarse nunca más. Incluso en una entrevista afirmó que nunca había amado a los hombres con los que se casó. “Tienes que estar verdaderamente comprometidos con ellos, y yo estaba comprometida con mi familia. Estoy segura de que casarse es maravilloso para mucha gente, pero algunas personas no están destinadas a casarse y yo soy una de ellas”.

Una comediante de corazón dramático


Recordamos muy bien la primera película que vimos de ella. No fue ninguna comedia delirante, ni tampoco el gran papel que le otorgó el Oscar: la tramposa medium Oda Mae Brown en 'Ghost (Más allá del amor)' (1990), junto a Patrick Swayze y Demi Moore.

En realidad la primera vez que supimos de esta gran comediante fue en un tremendo drama de 1985, 'El color púrpura', esa maravillosa película de Spielberg que nos hizo llorar a moco tendido.

Whoopi era para nosotros entonces la hermana fea de la protagonista.

Por su dramática interpretación de Celie fue nominada a Mejor actriz en los Oscar pero no lo ganó, ni tampoco la que podría haber sido su gran rival, Meryl Streep por 'Memorias de África': ella también se fue de vacío.

El Oscar aquel año lo ganó Geraldine Page por Regreso a Bountiful. Ni conocemos a la actriz ni hemos oído hablar de esta cinta pero debió ser un peliculón para haberse impuesto a Whoopi y Meryl en semejantes papeles. Cosas de Hollywood.

Después vendrían comedias como 'La ratera' (1987), 'Jumpin’ Jack Flash' (1986), 'Escándalo en el plató' (1991) y sobre todo 'Sister Act: una monja de cuidado' (1992), que se convirtió en un gran éxito de taquilla.

Su personaje de la artista de cabaret que se esconde de la mafia en un convento y lo revoluciona marcó una época, y la convirtió en una de las actrices mejor pagadas del momento cuando pasó la minuta de su secuela: 'Sister Act 2: de vuelta al convento' (1993). Se rumoreó que llegó a cobrar 12 millones de dólares por esta película, aunque otras fuentes más fiables rebajan la cifra a unos nada desdeñables 7 millones.

Después continuó en otras comedias como 'Eddie' (1996), 'Cómo triunfar en Wall Street (en un par de horas)' (1996) y algunas películas independientes como 'En lo profundo del océano' (1999) y el drama 'Corina, Corina' (1994).

En los 90 también tuvo otro papel memorable para mí: el de la peculiar tripulante del Enterprise Guinan en la serie 'Star Trek: La nueva generación' (1987). Ella siempre había sido una gran de la serie original 'Star Trek' (1966) y cuando le ofrecieron enrolarse en la tripulación del capitán Picard no se lo pensó dos veces.

'Star Trek' siempre tuvo un significado muy especial para ella porque fue la teniente Nyota Uhura, interpretada por la actriz Nichelle Nichols, la que despertó en ella sus deseos de ser actriz, ya que era la primera actriz negra en protagonizar una serie de televisión. La primera vez que la vio se volvió a su madre y le dijo: “¡Mira, hay una mujer negra en la tele y no es la asistenta!”.

Desde una de sus últimas comedias más conocidas, 'Ratas a la carrera' (2001), la actriz ha aceptado cualquier cosa que le han ofrecido, participando en un gran número de películas y series, incluyendo una sitcom de su propia cosecha, 'Whoopi' (2003-2004), que solo duró una temporada.

Entre sus trabajos más destacados figura la serie protagonizada por Alec Baldwin 'Rockefeller Plaza' (2007-2009), 'Glee' (2012-2014), la película de 'Las tortugas ninja' (2014) junto a Megan Fox y un papel episódico en 'Blue Bloods (Familia de policías)' (2016).

Este año la veremos en 'Nine Eleven', sobre los atentados del 11-S.

Además ha hecho innumerables trabajos como dobladora de documentales y dibujos animados, desde 'El guardián de las palabras' (1994), 'El capitán Planeta y los planetarios' (1990), donde le puso la voz a Gaia, la ‘diosa’ del planeta Tierra, a otras más recientes como 'Los 7E' (2014-2016), una versión sui generis de 'Blancanieves' donde Whoopi es el espejo mágico y 'Toy Story 3', donde dobló al pulpo Strech.

También ha apadrinado las presentaciones del musical 'Sister Act' por todo el mundo, incluyendo España.

Concretamente en 2014 se pasó por Barcelona para presentar la versión española del musical, y allí coincidió con el mismísimo Buenafuente.

Whoopi Goldberg y el presentador Andreu Buenafuente durante la presentación del musical ‘Sister Act’ en Barcelona (23-10-2014)
Whoopi Goldberg y el presentador Andreu Buenafuente durante la presentación del musical ‘Sister Act’ en Barcelona (23-10-2014)

Ah, también escribió un libro llamado 'Book'.

Cavando su propia tumba: ‘The View’


En 2007 Whoopi se quejaba que no le mandaban guiones. “Al parecer no hay sitio en Hollywood para la talentosa Whoopi”, afirmó.

Ese mismo año le ofrecieron un nuevo trabajo: convertirse en tertuliana del programa de televisión 'The View', la versión norteamericana de 'Hable con ellas', en la que un grupo de mujeres entrevistan a un personaje.

Aquello fue el principio de su fin: toda su credibilidad se fue al traste con sus comentarios cargados de TNT.

Ella, que había sido paradigma de los logros de una mujer negra en Hollywood, y también fue la primera mujer que presentó en solitario una gala de los Oscar (trabajo que repitió en 1996, 1999 y 2002), cuestionó el discurso de Viola Davis cuando ganó el Emmy y dijo: “Lo único que separa a las mujeres de color del resto es la oportunidad”.

“¿Oportunidad para hacer qué?”, se preguntó Whoopi. “Quizás quería decir que tenía que depender de eso porque la verdad es que hay oportunidades. Por ejemplo, 'Scandal', la serie que protagoniza Kerry Washington, que se parte el lomo trabajando en ella, pero no la votaron. Así que quizás la pregunta es: ¿Qué hay que hacer para que te voten? No es porque no haya oportunidades pero es que si no te dan la palmadita en la espalda y te dicen “está bien contratar a estas mujeres”, no habrá más papeles. Realmente, todos quieren un Emmy. Los estudios, todos lo quieren. Por eso ahora contratarán más mujeres negras, porque Viola Davis lo ganó”, afirmó.

Y por contra, defendió lo indefendible: Mel Gibson (“Conozco a Mel y sé que no es racista”), Roman Polanski (“Sé que no fue una violación como tal. Creo que fue algo diferente, pero no creo que haya sido una violación”) y Bill Cosby (“No se ha probado que sea un violador”).

Lo grande del caso de Bill Cosby es que una semana después de defenderle y de poner en duda el testimonio de Beverly Johnson, una de las presuntas víctimas del actor, Whoopi se retractó y dijo que “toda la información apuntaba a que es culpable”.

“¿Por qué sigue en la calle un violador en serie?”, se preguntó Goldberg en el programa, después de quejarse que había recibido amenazas por defender públicamente a Cosby.

Ahora Whoopi es considerada una traidora, tanto a su raza como a su género.

Muy atrás quedan estas grandes frases suyas: “Los actores no tiene color. Esa es la forma artística” y “Una actriz solo puede interpretar a una mujer. Yo soy un actor, así que puedo interpretar lo que sea”.
Fuente: 20 Minutos

Whoopi Goldberg (2015)
Whoopi Goldberg (2015)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Noticias Recientes Noticias Antiguas Página Prinicpal
 

Copyright © Long Play 80. Todos Los Derechos Reservados.