• Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • RSS Feed

Entrevista al cantante Rick Astley

No hay comentarios:
 

Rick Astley: "Dentro de poco, volveré a no interesarle a nadie"



  • El autor de 'Never Gonna Give You Up' publica el viernes 13 su nuevo disco, 'Beautiful Life' (BMG).
  • "Sentirte importante -por cantar temas pop- es un poco ridículo".


Rick Astley alcanzó la fama mundial con su tema 'Never Gonna Give You Up' (1987). Tras años desaparecido, el británico volvió a la música gracias a un fenómeno viral bautizado como rickrolling.

El músico pasará por España presentado su nuevo trabajo, 'Beautiful Life' (BMG, 2018), que publica el viernes. Astley actuará el 10 de Octubre en la sala Barts de Barcelona y el día 12 en el Palacio Municipal de Congresos de la capital.

Tras experimentar con el soul en su disco anterior, en Beautiful Life vuelve al pop ochentero. ¿Por qué ahora?

Ese toque se puede apreciar en el single 'Beautiful Life'. Cuando tocamos en directo el álbum anterior, '50' (2016), en los conciertos me daba cuenta de que la gente de mi edad quería bailar con las canciones. Con este disco, quería conseguir que hicieran lo mismo con los nuevos temas. Me sentía cómodo y libre para intentar hacerlo de nuevo y el resultado es un disco bailable.

Igual el soul no les convencía tanto en la pista de baile...

Sí, la gente no podía bailarlo. Una de las cosas que más me gustan de ser cantante es poder interpretar las canciones desde el alma. Cuando compongo, me siento con el piano o la guitarra, escribo algo y, en función de cómo sienta lo que acabo de crear, produzco la canción. Escribo, grabo y produzco yo mismo todas las canciones. Hago el disco en casa, básicamente. Aparte de lo que siento en mi hogar y cuando salgo a tocar, no hay nadie que interfiera en cómo expreso y creo mi música. Escribo lo que siento.

¿Ha sido esa misma libertad la que le ha empujado a volver a hacerlo todo usted mismo?

Desde luego. Para ser sincero, creo que '50' fue un poco un accidente, porque en realidad lo hice para mí, para celebrar que había llegado a los 50 años. Es una edad que los hombres y, especialmente, las mujeres tratan de esconder, así que yo quería ir en sentido contrario y contarle a todo el mundo que ya tenía medio siglo, celebrarlo y disfrutarlo.

El disco lo hice sin una gran discográfica detrás y sin un presupuesto amplio. Al final fue un éxito de ventas en Reino Unido, así que con el segundo disco no veía ningún motivo por el que cambiar la forma de hacerlo. Sí que pensé en trabajar con un productor y distintos compositores, pero la verdad es que me encantó grabarlo solo y es una sensación increíble ser el que toma todas las decisiones.

Si ese disco era para usted, ¿'Beautiful Life' es para los fans?

Nunca lo había pensado de esa forma. Lo he hecho porque el disco anterior me dio mucha confianza y ánimos para crear nueva música. Hay un punto en tu carrera musical en el que sientes que ya no formas parte de ella ni de nada nuevo, que no encajas. No sientes que la gente ame tus antiguos temas y vayan a querer ir a verte y disfrutar de ellos. Seamos sinceros, a veces vas a conciertos de bandas a las que sigues desde hace veinte años y cuando dicen: "Vamos a tocar un tema nuevo", aprovechas y te vas al baño.

Con '50' logré el disco de platino en Reino Unido, pero bloqueé ese éxito y decidí crear un nuevo disco que voy a disfrutar y a agarrar con las dos manos. Dentro de poco, no volveré a interesarle a nadie [risas], así que ahora disfruto el momento.

¿Para usted, qué hace que la vida sea bonita?

Tengo mucha libertad. Es algo disparatado pensar que con 21 años saqué 'Never Gonna Give You Up' y ese éxito me dio una vida en la que nunca más me tendría que preocupar de nada. Gracias a eso tuve mucha más libertad para tomar decisiones, como la de estar con mi familia y escoger vivir cómo y donde quisiera, cuánta cantidad de trabajo podía o quería hacer...

A veces me reprochaban que rechazase conciertos pero es que si no quería hacerlo, no iba a hacerlo. La mayoría no tiene ese tipo de libertad: la gente va a trabajar porque tienen que hacerlo, punto. Nunca voy a olvidar ese privilegio, lo afortunado que soy por esos éxitos en los años 80. Eso es para mí lo más importante en la vida: tener la libertad y la posibilidad de tomar decisiones.

¿Desapareció en 1993 porque le sobrecogió ese éxito tan repentino?

Sí. Era muy joven, acababa de ser padre, no me sentía conectado con muchas cosas que sucedían en mi vida por entonces... Un día te levantas y te das cuenta de que estás en el negocio de vender música y, para ser honesto, ser consciente de eso puede ser bastante desagradable. Por entonces quería dejarlo, dedicarme a otras cosas. No soy un padre ni un marido perfecto, pero tener el tiempo para estar ahí es un lujo que muchos no pueden permitirse.

¿Alguna vez echa la vista atrás y piensa en qué pudo haber sido?

Si soy realmente sincero, casi me da un poco de miedo pensarlo porque ya no quería seguir en esa esfera. Muchas veces puedes ver cómo los famosos confusos, asustados, antes de que se den cuenta están metidos de lleno en las drogas, el alcohol... eso puede llevarte a donde sea. Por eso mismo intento no pensar en ello, porque me lo pasé genial en su momento y salí cuando la atmósfera aún era buena. No me gustaba ese mundillo, y creo que si ya no te gusta algo y tienes la oportunidad de dejarlo, cualquiera lo haría. La fama es muy seductora. Si lo piensas, sentirte importante por cantar temas pop es un poco ridículo.

¿Se ha cansado del rickrolling?

No, me sigue sorprendiendo porque ya no es el rickrolling básico. No estoy cansado del fenómeno porque la gente sigue haciendo cosas originales y es muy divertido. Además, me ha dado un pequeño hueco en internet y encima no tengo que hacer nada, es la gente la que se encarga de ello.
Fuente: 20 Minutos


Rick Astley

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Noticias Recientes Noticias Antiguas Página Principal
 

Copyright © Long Play 80. Todos Los Derechos Reservados.