• Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • RSS Feed

Se cumplen 30 años del ‘20 de abril’ de Celtas Cortos

No hay comentarios:
 

Treinta años del ‘20 de abril’ al que cantó Celtas Cortos



  • La cabaña de Turmo, en el monte de Estós (Benasque), se reformó recientemente pero no ha cambiado su aspecto. Los componentes de la banda vallisoletana lanzarán esta semana una nueva versión del tema con Rozalén, Ariel Rot y otros músicos.


La nostalgia es un arma tan potente como los acordes de la más conocida canción de Celtas Cortos que, enseguida, evoca a los años 90 y a “las risas que nos hacíamos antes todos juntos”. Este lunes es 20 de abril pero de 2020: la popular canción cumplirá 30 años (si bien fue escrita y lanzada algunos meses después de la fecha a la que hace referencia) y se prepara una nueva versión coral, centrada en la lucha contra el coronavirus, que se difundirá con el ‘hastag’ ‘No nos podrán parar’.

En la letra de la mítica canción, Jesús Cifuentes ‘Cifu’ rememora con nostalgia los momentos vividos en ese cobijo del monte de Estós. La canción habla de los primeros amoríos, el paso del tiempo y la juventud perdida y en ella hay “parte real y parte de ficción”. El líder del grupo disfrutaba en 1990 de unos días en el Pirineo aragonés haciendo montañismo con unos amigos. Se alojaban en el refugio de Estós, pero vieron la cabaña del Turmo y quisieron pasar allí la última noche. Aunque la choza tenía un aspecto destartalado, la experiencia y la compañía hizo que aquello, con su rincón para prender la lumbre y guarecerse de la nieve, le pareciera “un escenario idílico y maravilloso”.

“Nos dicen que como no se entiende bien si dicen ‘turno’ o ‘tormo’, hay muchas búsquedas en Google acerca de qué es y dónde está la cabaña en cuestión”, explica Goyo Yebes, uno de los fundadores de la banda.

En varias ocasiones han regresado los componentes de Celtas Cortos a la cabaña aragonesa que inspiró su popular canción, una de las más recientes, en 2017, cuando se puso en marcha una campaña de micromecenazgo para arreglar la rústica construcción. Gracias al tirón popular, al empuje del grupo y a las ayudas del Gobierno de Aragón se consiguió dotar al refugio de pastores de placas fotovoltaicas y una pequeña cocina. Eso sí, su aspecto exterior no se alteró, y tampoco su función principal que no es otra sino la de dar cobijo a los responsables del ganado en verano cuando las vacas bajan a pastar al valle.

Celtas Cortos está a punto de reeditar ‘20 de abril’ con un vídeo protagonizado por los luchadores del coronavirus, en un empeño en el que han participado también Rozalén, Ariel Rot o Despistados. “Ni te imaginas conforme se acerca la fecha la de colaboraciones que nos proponen por Facebook y por las redes. Más aún este año por el aniversario redondo y el confinamiento”, explican. La letra de la nueva versión no cambia, pero sí el vídeo con imágenes de quienes luchan en los hospitales y con pancartas con el lema ‘No nos podrán parar’.

Es la prueba más palpable de que la banda no se cansa ni reniega de una de las canciones que más fama les han granjeado, si bien ha podido ensombrecer otros muchos temas, habida cuenta de que Celtas Cortos tiene catorce discos en el mercado. “Sabemos que es la bandera más alta de nuestra discografía, pero tenemos otras canciones que también han sonado mucho. ‘20 de abril’ está siempre en todos los repertorios, es inevitable porque no dejan de pedirla, pero en los conciertos hacemos un 50% de las canciones obligadas y otro 50% de lo que nos apetece”, explica Yebes.

Este verano tenían ya muchas fechas cerradas para dar conciertos pero el aislamiento lo convierte todo en una incógnita. “Será difícil volver pronto a los escenarios porque los conciertos son casi incompatibles con el distanciamiento social. Aquí no puedes jugar a puerta cerrada. Quizá sí hacer aforos limitados, pero la Cultura va a pasarlo muy mal cuando todo esto pase”, opinan. En circunstancias normales la banda se hubiera reunido en otoño para preparar material nuevo (ahora “cocinan cosas por videollamada”), pero todo depende de este extraño paréntesis de inactividad y de cómo evolucione la pandemia. “Ganas de ir por vuestra tierra no nos faltan ¿eh?”, advierten los músicos, al tiempo que elogian los parajes de los valles pirenaicos.

En Estós grabaron también hace pocos años imágenes para un cuidado vídeo dirigido por Miguel Alcalde y facturado por Pyrene Media, en el que se ve el refugio, los riachuelos que escapan de los ibones, las praderas con orquídeas… Todo acompañando a un grupo de chavales, que con sus brújulas y mapas alcanzan la cabaña, prenden la hoguera y todo demás que se cuenta en aquella canción misiva enviada en el tiempo en recuerdo de las amistades compartidas.
Fuente: Heraldo


Los componentes de la banda regresaron en 2017 al refugio

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Noticias Recientes Noticias Antiguas Página Principal
 

Copyright © Long Play 80. Todos Los Derechos Reservados.