• Facebook
  • Instagram
  • Twitter
  • LinkedIn
  • RSS Feed

Hoy cumpliría 88 años Francisco Ibáñez, 'padre' de Mortadelo y Filemón

No hay comentarios:
 
Francisco Ibáñez Talavera (Barcelona, 15 de marzo de 1936 - Barcelona, 15 de julio de 2023) fue un historietista español perteneciente a la segunda generación o generación del 57 de la Escuela Bruguera junto a autores como Figueras, Gin, Nadal, Raf, Segura y Martz Schmidt. Creador de multitud de series humorísticas, entre las que destaca Mortadelo y Filemón, muchas de ellas se perciben en España como un icono esencial de varias generaciones y muchos otros dibujantes de cómic posteriores reconocen su gran influencia.

Además de Mortadelo y Filemón, también fue el responsable de series como 13 Rue del Percebe, Rompetechos, El botones Sacarino, Pepe Gotera y Otilio y Chicha, Tato y Clodoveo. Desde la década de 1990 se centró casi exclusivamente en Mortadelo y Filemón. Entre otras distinciones ha sido condecorado con la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes en 2002.

Biografía


Desde muy pequeño, desarrolló una gran afición por los tebeos y el cine cómico estadounidense. En octubre de 1947, con once años, se publicó su primer dibujo en la revista "Chicos".

Tras finalizar la enseñanza primaria en las Escuelas Guimerá, Ibáñez empezó a estudiar contabilidad, banca y peritaje mercantil y en 1950 entró a trabajar como botones en el Banco Español de Crédito labor esta que dos años después empezó a compaginar con colaboraciones en las revistas "Nicolás", "Chicolino", "La hora del recreo", "Alex", "Liliput", "El Barbas" y sobre todo en las dos cabeceras humorísticas de la Editorial Marco: "La Risa e Hipo", "Monito y Fifí". En ellas creó portadas y series como "Kokolo" (1952), "Melenas" (1954), "Don Usura" (1955) y "Haciendo el indio" (1955), la primera de cierto éxito del autor, al ser reproducida también en el suplemento semanal de La Prensa de Barcelona. Destacaba además entre todos los autores de la editorial por una violencia que anticipaba la de sus futuras creaciones.

La profesionalización


En el verano de 1957, Ibáñez, que ganaba ya más como dibujante que como ayudante de cartera y riesgos en la banca, decidió dedicarse por completo a la historieta y, además de seguir colaborando con las publicaciones de la Editorial Marco, entró a formar parte de la plantilla de Paseo infantil, que desapareció al poco tiempo y donde creó series como "Pepe Roña" y continuó la serie "Loony" de Alfons Figueras.

Simultáneamente, empezó en agosto a colaborar con la potente Bruguera, que entonces necesitaba imperiosamente nuevos dibujantes tras la marcha de sus principales artistas a "Tío Vivo". En Bruguera Ibáñez aportó inicialmente páginas de chistes sobre un tema determinado o un deporte para "Pulgarcito" y las centrales de "El DDT" y "Selecciones de Humor de El DDT", ya que, como explicaba Armando Matías Guiu, "el chiste era el primer paso para conseguir un personaje de las revistas".

El 20 de enero de 1958, trabajando ya en exclusiva para Bruguera y tras la aprobación del director artístico de la misma, Rafael González, Ibáñez publicó la primera entrega de "Mortadelo y Filemón" en la revista "Pulgarcito". Desde entonces, y durante la década de 1960, fue creando y adaptando algunos de sus mejores series para diferentes revistas de la editorial: "La familia Trapisonda" (Pulgarcito, 7 de julio/1958), la originalísima 13, "Rue del Percebe" (Tío Vivo, 6 de marzo/1961), "El botones Sacarino" (El DDT, 1963), "Rompetechos" (Tío Vivo, 1964) y "Pepe Gotera y Otilio" (Tío Vivo, 1966).

Madurez


Influido por el cómic franco-belga, publicó en 1969 "El sulfato atómico", la primera historieta de "Mortadelo y Filemón" concebida como parodia del mundo de los espías y de larga extensión. El nuevo modelo triunfó tanto a nivel nacional como internacional y Bruguera lo explotó sacando cabeceras como "Mortadelo" (1970), "Super Mortadelo" (1972), "Mortadelo Gigante" (1974) y "Mortadelo Especial" (1975), a veces sin respetar sus derechos laborales. El recrudecimiento de la censura también contribuyó al abandono de los referentes sociales locales.

En 1985 abandonó la editorial Bruguera, que se había quedado con los derechos de sus personajes, por lo que todas las historietas protagonizadas por los mismos (y no solo parte) empezaron a ser desarrolladas completamente por otros autores, integrados en lo que se denominó Bruguera Equip. Mientras tanto, Ibáñez comenzó a trabajar para otra editorial, Grijalbo, donde en 1986 creó nuevos personajes para la revista Guai!: así nacieron "Chicha", "Tato y Clodoveo, de profesión sin empleo" y "7, Rebolling Street".
Fuente: Wikipedia
 
Francisco Ibáñez

Francisco Ibáñez

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Noticias Recientes Noticias Antiguas Página Principal
 

Copyright © Long Play 80. Todos Los Derechos Reservados.