• Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • RSS Feed

Regreso de Sting a ritmo de rock

No hay comentarios:
 

Sting deja los experimentos y regresa a ritmo de rock


Grandes noticias: Sting vuelve, ¡y regresa a ritmo de rock! Este Noviembre lanza su álbum número 12 en solitario, se llama '57th & 9th' y es su primer disco como los de antes en muchos años, desde 'Sacred love' (2003). Por fin se deja de experimentos y vuelve a ser el Sting que todos recordamos.

Y no es que estos últimos años hayan sido en balde, hemos podido degustar delicias como 'Songs from the Labyrinth' (2006), un viaje a la música renacentista en el que cambia la guitarra eléctrica por el laúd y explora el bardo que hay en él; 'If on a winter’s night' (2009), con canciones navideñas; el recopilatorio sinfónico 'Symphonicities' (2010) y 'The last ship' (2013), banda sonora de un musical para Broadway inspirado en su propia infancia.

Tras un intenso verano de gira con su gran amigo Peter Gabriel, Sting vuelve lleno de energías y yo ya me muerdo las uñas esperando a este trabajo cuyo nombre proviene de la intersección que el británico debía cruzar cada vez que se dirigía al estudio de grabación en Nueva York.

El disco estará lleno de grandes temas, algunos de ellos dedicados a la muerte de Prince, el cambio climático y la crisis de refugiados.

Para ir abriendo la boca, Sting nos ha dejado el adelanto de 'I Cant’t Stop Thinking About You'.

A sus 64 años, Gordon Matthew Thomas Sumner demuestra que está en plena forma física y profesional. En su haber cuenta con más de 100 millones de discos vendidos solo por su cuenta (aparte de Police) y sus reconocimientos son enormes: 16 Grammy, un Globo de Oro a la mejor canción original, un Emmy y tres nominaciones a los Oscar también como compositor. Hasta cuenta con su propia estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood.

Inolvidable su interpretación del malvado Feyd Rautha en 'Dune', un regalo para la vista que siempre agradeceré a David Lynch, que también coló a otro famoso cantante, Michael Bolton, en un curioso cameo tambor en mano como un fremen más.

Sting ha mostrado ampliamente sus dotes como actor: desde 'Quadrophenia' (1979), la ópera rock de The Who, a 'Julia y Julia' (1987) junto a Kathleen Turner y Gabriel Byrne; 'Las aventuras del barón Munchausen' (1988) con Robin Williams y las delirantes 'Lock & Stock' de Guy Ritchie y 'Zoolander 2' (2016) donde se interpretaba a sí mismo.

En 'Perverso' (1995), donde Sting interpretaba el papel de un mayordomo manipulador, coincidió con su gran compañera de vida: la actriz y productora Trudie Styler.

Ya desde principios de los años 80 se volcó con Amnistía Internacional, participando en sus galas con temas como Roxanne (sobre la prostitución). Uno de sus temas más potentes con Police que para mí cobró una nueva dimensión en Moulin Rouge.“He sido miembro de Amnistía desde hace cinco años —comentó en 1986—. Antes de saber que existía, antes de conocer su trabajo, no tenía idea de todas las torturas que ocurrían en el mundo”.

En 1988 se unió a Peter Gabriel y Bruce Springsteen en una gira por los derechos humanos, celebrando el 40 aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Sting ha utilizado su música frecuentemente como medio de denuncia y concienciación: 'Driven to Tears', una acusación contra la apatía política y social ante el hambre en el mundo, 'Do They Know It’s Christmas?', que interpretó en un gran concierto en el Wembley Stadium también contra el hambre o 'They Dance Alone' (Cueca Solo) sobre la difícil situación de las madres, esposas e hijas de los “desaparecidos” durante la dictadura de Pinochet en Chile, canción que también contó con una versión en español, 'Ellas bailan solas'.

Pero sin duda una de las grandes luchas de Sting ha sido el medio ambiente. Ha hecho casi de todo, desde conciertos benéficos, documentales y denuncias formales hasta ponerle voz al villano 'Zarm', el destructor de Gaia en la ecológica serie de dibujos animados 'Capitán Planeta y los planetarios'.

También ha participado en iniciativas solidarias para toda clase de causas y desastres: en 1997 cantó en un concierto para ayudar a las víctimas del volcán que destruyó la isla caribeña de Montserrat, en 2001 recaudó fondos para las familias de los fallecidos en los atentados del 11 de Septiembre y en 2005 organizó un concierto en Australia que recaudó 4 millones de dólares para los afectados por el tsunami del océano Índico.

En 2007 se unió a un concierto en apoyo del Tibet y el Dalai Lama, en 2010 ayudó a las víctimas del terremoto de Haití, en 2012 a los del huracán Sandy…

También ha cantado para luchar contra el sida (es patrón de la fundación de Elton John contra el sida), para promover la apicultura y para conseguir la paz.

En 2011, Sting se unió a otras 30 personalidades en una carta abierta dirigida al Primer Ministro británico David Cameron para “despenalizar de forma inmediata la posesión de drogas, por considerar que su política al respecto era totalmente ineficaz. “Penalizar a los jóvenes por posesión de drogas sirve de poco, es momento de pensar en formas más imaginativas de abordar el consumo de drogas en nuestra sociedad”, afirmó.

En 2014, ante el referéndum por la independencia de Escocia, Sting firmó una carta en The Guardian para apoyar la permanencia del país en Gran Bretaña.

Pero, de todas sus luchas, creo que su mayor contribución ha sido inaugurar junto a su mujer Trudie Styler la organización Rainforest Foundation para ayudar a conservar las selvas y a los indígenas que viven en ella.

Y su labor en este sentido ha sido tan importante y entregada que una especie de rana endémica de Colombia, la Dendropsophus stingi, lleva su nombre en su honor; un reconocimiento al músico por su “esfuerzo y compromiso para salvar la selva húmeda”.

Su mujer Trudie Styler siempre ha compartido en igualdad sus batallas. Sting estuvo casado anteriormente con otra actriz, Frances Tomelty, de la que se divorció en 1984 tras ocho años de matrimonio y dos hijos en común: Joseph (nacido en 1976), que siguió los pasos de su padre y es miembro de la banda Fiction Plane, y Fuchsia Katherine (nacida en 1982).

Sting se separó de Frances tras el nacimiento de su hija Fuchsia y comenzó a vivir con Trudie Styler, con la que se casó diez años después.

Sting y Styler han tenido cuatro hijos juntos: Brigitte Michael (“Mickey”, nacida en 1984) que ha querido seguir los pasos de su madre en el cine y también es modelo; Jake (nacido en 1985), que también ha hecho sus pinitos como modelo; Eliot Pauline (llamada ‘Coco’, nacida en 1990) y Giacomo Luke (nacido en 1995).

Coco también es cantante como su padre, líder del grupo londinense 'I Blame Coco'.

Aunque Sting es multimillonario (se le estima una fortuna de 210 millones de euros) y cuenta con varias propiedades en Reino Unido y en Estados Unidos (una finca en Salisbury, una casa de campo en el Distrito de los lagos, un piso en Nueva York, una casa en la playa de Malibú…), siempre ha querido que sus hijos crecieran con humildad, y afirma que ninguno de ellos heredará su fortuna: “no va a quedar mucho, lo estamos gastando todo”, aseguró en una ocasión.

Actualmente ha establecido su hogar en la región de Toscana (Italia), donde cuenta con una extensa propiedad, las bondades del clima y una huerta envidiable.

Sting es considerado uno de los 10 músicos británicos más ricos y también uno de los más saludables, añadiría yo.

Ha participado en numerosas carreras solidarias, es vegano estricto y desde 1990 practica yoga de forma asidua.

A principios de 2005 Sting proclamó su pasión por el hinduismo y declaró que quería pasar mucho más tiempo en la India por cuya cultura se siente fascinado. “En este momento lo que más me gusta es la religión hindú, me he convertido en un adicto a la India. Querría pasar el resto de mi vida descubriendo ese precioso país”, confesó en una entrevista.

En 2007 escribió un prólogo al libro Yoga: más allá de creencia, escrito por Ganga Blanca y en 2008 contó que practicaba la técnica de Meditación Trascendental de Maharishi Mahesh Yogi.

Esa afinidad del cantante por el yoga ha alimentado todas clase de rumores sobre su sexualidad, entre ellos que es capaz de mantener sexo con su mujer durante 8 horas.

En el terreno religioso, y aun con su afinidad por el hinduismo, Sting se ha declarado agnóstico en muchas ocasiones. “No tengo ningún problema con Dios. Tengo problemas con la religión. He elegido vivir mi vida junto a mi esposa sin las certezas de la fe religiosa, creo que son peligrosos. La música es algo que le da el valor de mi vida y consuelo espiritual.
Fuente: 20 Minutos


Sting

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Noticias Recientes Noticias Antiguas Página Prinicpal
 

Copyright © Long Play 80. Todos Los Derechos Reservados.